CONTEO DE CASAS Y VENTANAS

El paseo de sur a norte de La Caizuela fue muy fructífero. Los/as niños/as observaron detenidamente las casas por fuera y detectaron elementos que les llamaron la atención: timbres, buzones, tejados, chimeneas, vayas, fachas construidas con diferentes materiales, colores... pero lo que más les llamó la atención fueron las placas de las puertas donde se anuncia el número de vivienda y, sobretodo, los contadores de la luz. Fue emocionante observar cómo entre ellos/as mismos fueron capaces de deducir para qué servían a partir de la observación directa, de la interpretación de símbolos y lectura de frases y, por supuesto, del intercambio de opiniones entre ellos/as. 

Después del recorrido, tocaba volver al aula para contar detenidamente los palillos que habían depositado en sendas bolsas. Antes de contar las unidades ya dedujeron que las ventanas iban a suponer un número mayor que las casas puesto que el tamaño de las bolsas entrañaba diferencias de volumen.