SOBRE ILLAS

¿QUÉ HEMOS APRENDIDO SOBRE ILLAS (EL PASO DEL TIEMPO)?

Para conocer la opinión del alumnado, les pedimos que nos hagan llegar un comentario a cerca de lo que conocen después de haber participado en este proyecto. Éstas son las respuestas que recibimos: 

Además, en la última videoclase del curso, que tuvo lugar el pasado 17 de junio de 2020, volvemos a lanzar la pregunta para darles la oportunidad de expresarse en otro contexto, con el apoyo de sus compañeras y compañeros.  

Pero antes, hicimos un pequeño resumen de las actividades realizadas, a grandes rasgos, visualizando esta misma web en pantalla compartida: 

¿CUÁL ES LA ACTIVIDAD QUE MÁS ME HA GUSTADO?


En la última videoclase, también opinamos sobre las actividades y los temas que más nos gustaron sobre el proyecto. Contamos con la visita de Eva, la maestra de Religión, que entró para despedir el curso con el alumnado. 

Aunque hay bastante unanimidad en el disfrute de algunas actividades, lo cierto es que de la conversación se desprende que cada niña y cada niño encontró en el proyecto algo con lo que identificarse, independientemente de la opinión de los demás. 

CONCLUSIÓN

El alumnado es consciente de que ha conocido aspectos del lugar donde nacieron y viven. Ahora saben para qué sirve un alcalde, en qué época y dónde aparecieron los primeros asentamientos de Illas, las clases de transportes, la música, la comida típica... 

Pero lo que más nos enorgullece a Javier Rodríguez (tutor del alumnado de 3 y 4 años) y a Verónica Pascual (tutora del alumnado de 5 años) es ver que han cumplido con creces el principal objetivo que perseguimos en este proyecto: APRENDER A APRENDER. 

Por sus edades, no son del todo conscientes de qué significa ese concepto de "aprender a aprender" pero lo practican, de forma intuitiva y espontánea. Han desarrollado un espíritu crítico, un afán por conocer, por experimentar, por hacer hipótesis frente a una idea, buscando la manera de corroborar o refutar lo que piensan, por trabajar en grupo para alcanzar un objetivo común...un trabajo cooperativo donde han podido desplegar sus habilidades y compartir sus individualidades. 

Un virus llamado COVID-19 truncó nuestro modo de vida a mediados de marzo y nos vimos abocados a reinventarnos para poder seguir completando nuestro trabajo. Estamos satisfechos con la respuesta del alumnado y sus familias y con la tranquilidad de saber que pudimos hacerlo mejor, seguro, pero no pudimos dar más de lo que dimos. 

A pesar de ello, tenemos una pequeña espinita porque somos conscientes de que se han quedado ideas sin florecer en las mentes del alumnado, lugares del concejo por visitar y muchas experiencias sin compartir. Sabemos que las conclusiones serían otras si no lleváramos cerca de cuatro meses sin pisar la escuela...sin vernos. 

El profesorado por nuestra parte, aplicando ese espíritu crítico que intentamos transmitir, pensamos que si bien el transcurso del proyecto ha sido respetuoso con las necesidades, los intereses y los ritmos de cada una y cada uno, la evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje, es susceptible de mejora y con esa idea, empezamos a pensar ya en el curso que viene...porque el tiempo, nunca se detiene...